HEBRÓN

Acceso a la Adoración

El pueblo judío siempre se imaginó cómo era cuando se rompiera el velo y pudieran entrar al lugar santísimo. Algo que solo el sumo sacerdote solo podía hacer una vez al año. Pero cuando Cristo muere y rompe el velo para poder entrar al lugar santísimo, los judíos se aferran a lo antiguo y no quieren entrar al nuevo pacto.

En estos versículos el autor de Hebreos les exhorta a venir para que puedan adorar a Dios bajo el nuevo pacto. Ya que somos sacerdotes y nos encontramos dentro del lugar santísimo hay que servir y adorar a Dios. Veremos dos razones por las cuales debemos adorar a Dios.

1. Porque el antiguo pacto nos da la posibilidad de tener acceso a Dios.

El tabernáculo estaba dispuesto de dos partes: el lugar santo y el lugar santísimo. Los sacerdotes entraban y salían del lugar santo. Pero en el lugar santísimo solo el sumo sacerdote entraba una vez por año. El sumo sacerdote tenía que matar a tres animales para poder entrar al lugar santísimo. Debía haber sangre por los pecados involuntarios.

El punto de todas las divisiones en el lugar santo y santísimo era para comunicar una sola verdad. El punto es que el hombre es pecador y siempre hay un velo con Dios, una división que el hombre no puede quitar (v.8).

Todo este simbolismo es para el tiempo presente del autor. En el tiempo del autor todavía estaba el templo y el autor dice que ya no es necesario hacer todo esto por Cristo. El autor de Hebreos se ve en un tiempo de transición. El nuevo pacto ya ha empezado pero los sacrificios del antiguo no han cesado y el autor de hebreos quiere que ya los judíos dejen de practicar esos sacrificios porque Cristo ya había roto el velo.

Sin embargo, los judíos tenían un velo en su corazón. Esto porque solo el nuevo pacto puede limpiar desde adentro. Contrario a lo que hacía el antiguo pacto que solo limpiaba exteriormente. Solo la sangre de Cristo limpia el corazón, contrario a la sangre de los animales que limpia solo lo exterior.

El antiguo pacto lidiaba solo con cosas externas. Y esto se iba a mantener hasta el tiempo de que el nuevo pacto reformara todo. Pero el antiguo pacto cumplió su propósito de señalar al futuro mesías que iba a pagar por el pecado del pueblo para que la pared intermedia fuera derribada.

2. Porque Cristo nos da acceso a la presencia de Dios (v. 11-14)

Ya que Cristo no tuvo pecado pudo entrar al lugar santísimo. No tuvo velo porque él no era pecador. Y cuando estaba en el tabernáculo se ofreció a si mismo por nuestro pecado para que nosotros pudiéramos tener acceso a Dios.Cuando Cristo paga nuestro pecado nosotros también podemos entrar al lugar santísimo. El gano acceso por todos nosotros. La razón del velo es porque nuestro pecado impedía acceder a Dios. Pero cuando Cristo pago nuestro pecado ahora nosotros tenemos acceso.

El AT nos da las promesas de lo que Dios va a hacer en nuestras vidas. Cristo es el sumo sacerdote de todas las bendiciones que nos esperan en el futuro. Cristo hizo su sacrificio en el tabernáculo celestial. No sabemos cómo es el tabernáculo celestial. La Biblia no nos da detalles, pero nos dice que Cristo está ministrando por nosotros ahí.

Cristo obtuvo eterna redención por nosotros (v.12). Nuestra redención es eterna. Fuimos eternamente comprados. ¿Por qué un futuro pecado no me puede volver a la condenación? Esto porque cuando Cristo murió por nuestros pecados lo hizo por los pecados pasados, presentes y futuros. Somos eternamente libres de cualquier condenación.

Ahora libres ¿Qué debemos hacer? (v. 13-14). Si la muerte de un animal nos pudo limpiar por fuera, cuanto más la muerte del hijo de Dios nos puede limpiar de todo. ¿Cuáles son esas obras muertas? Obras sin provecho para Dios.

Dios nos ha limpiado con un propósito. El propósito es servir al Dios vivo (v.14). Muchas veces nos equivocamos y pensamos que la salvación es el fin. El propósito es servir a Dios. Ahora que Dios nos ha invitado a entrar a su presencia cada cristiano vive toda su vida dentro del lugar santísimo. Vivimos en la presencia de Dios. La pregunta es ¿Qué haces ahí? Todo lo que haces en la vida debe ser un acto de adoración porque te encuentras en la presencia de Dios.

Comentar