HEBRÓN

Caleb; Un hombre en busca del hogar Pt. 1

¡Me encantan las historias! Sobre todos las buenas historias que tienen finales felices, en los que uno puede inspirarse pudiendo aprender de los aciertos y errores de los personajes y ver el fruto de sus acciones. Pero si he llegado a admirar algo como muchísimo más valioso que una buena narrativa, son las biografías, por el hecho que están basadas en personas reales y hechos reales, no son inventos ni hay que hacer cuadrar el relato para contar lo que uno quiere contar, la vida de la persona simplemente es una secuencia lógica entre su fe, sus convicciones, sus ideas y sus acciones.

Hoy quiero compartir la historia de un hombre que siempre me ha inspirado, alguien de quien se escribe poco y se conoce por unos cuantos pasajes aislados en la Biblia. Me refiero a Caleb.

Si. Me imagino que te puede sentar un poco extraño. Caleb de hecho, no figura entre los grandes “héroes” de la Biblia, tampoco logro recordar que sea aludido en los discursos de los profetas como un ejemplo a seguir, los apóstoles tampoco lo mencionaron, ni siquiera aparece en el llamado Salón de la Fama de la Fe, tampoco quiero decir que él tiene méritos propios que lo hagan situarse en esta galería, eso sería un sinsentido para quienes creemos en la salvación por Gracia a través de la fe, sin embargo es uno de los pocos hijos de Adán de los cuales Dios mismo da en forma audible un testimonio a favor de su fe.

Mi más sincero deseo es emular la fe de este hombre que vio las maravillas de Dios, en medio de una generación perversa y creyó. Contempló la Gloria de Dios y creyó. Y esa fe respaldó sus acciones. Y fue por medio de esa fe que Dios mismo da su aprobación para este hombre lo mismo que para nosotros.

Espero que esta serie te ayude a ver, no lo grande que es Caleb, sino lo grande que es el Dios que escogió a Caleb, le dio una misión, tuvo misericordia de Él, le dio grandes promesas y las cumplió a cabalidad. Que puedas decir: ¡Que toda la tierra sea llena de la gloria del Señor!

David Arreaza

David es escritor en Hebrón y sirve al Señor como Pediatra en el Seguro Social y en la música en una comunidad misionera. Casado con Eva, asiste a Iglesia Reforma en Ciudad de Guatemala.

Comentar