HEBRÓN

El Centro de la voluntad de Dios

Y no apareciendo ni sol ni estrellas por muchos días, y acosados por una tempestad no pequeña, ya habíamos perdido toda esperanza de salvarnos. (Hechos 27:20)

Y Pablo es santificado y es puesto en ¡El Centro de la voluntad de Dios! Fue apedreado por predicar la palabra, lo amenazaron de muerte en Jerusalén, había sido arrestado por los romanos por predicar el Evangelio, lo metieron al calabozo junto Silas atado de pies y manos; pero Pablo estaba en el centro de la voluntad de Dios.

¿Has tenido un mal día? El apóstol Pablo no tuvo un mal día, tuvo un mal de años. En contexto Pablo fue apartado por Dios cuando él iba a matar cristianos; Dios le dice: En lugar de matar cristianos, te harás Cristiano y hablarás de mí.

Obligado a embarcarse en un barco que lo llevaría a su muerte éste barco iba a ser golpeado por olas, un barco incontrolable, el cual iba a quedar hecho pedazos, naufragaría en una isla llamada “Malta” pero Pablo estaba en el centro de la voluntad de Dios.

Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo. (2a Corintios 12:9)

Déjame decirte algo, la situación no cambio, pero cambio la actitud de todos en barco y Dios le concedió la vida de aquellos que viajaban en la nave. A Dios no le interesa cambiar tu situación, a Dios le interesa trabajar en tu corazón.

“Y aunque nada haya cambiado, aunque mis ojos no puedan ver, conozco al arquitecto de mi destino.”

 

Música por: Samy Galí Piano.

Alejandro Aguilar

Alejandro es el fundador del ministerio Hebrón y su Director Editorial. Es miembro de la Iglesia Vino Nuevo (Laguna), en donde sirve también en los ministerios de servicio, alabanza y predicación. Está felizmente casado con Neri y es papá de Mia.

comentario