HEBRÓN

Corramos con perseverancia

No dejes de correr

Los problemas, nuestros errores y los afanes diarios de la vida, nos roban nuestra paz, fe y esperanza. Esto afecta tanto a creyentes como no creyentes, solemos caer en un pensar y estilo de vida donde ya nos cuesta creer en algún cambio, mejora o simplemente una esperanza donde nuestros problemas se hayan solucionado y comenzamos a vivir sin esperanza de avanzar.

Pero Jesús quiere animarnos a creer en él y en lo que tuvo que soportar, quiere que le conozcamos y tengamos una relación con él, donde podamos tomar su ejemplo donde soporto hasta la muerte y derramo su sangre y al final hubo victoria.

Por lo tanto, ya que estamos rodeados por una enorme multitud de testigos de la vida de fe, quitémonos todo peso que nos impida correr, especialmente el pecado que tan fácilmente nos hace tropezar. Y corramos con perseverancia la carrera que Dios nos ha puesto por delante.

Esto lo hacemos al fijar la mirada en Jesús, el campeón que inicia y perfecciona nuestra fe. Debido al gozo que le esperaba, Jesús soportó la cruz, sin importarle la vergüenza que esta representaba.

Ahora está sentado en el lugar de honor, junto al trono de Dios. Piensen en toda la hostilidad que soportó por parte de pecadores así no se cansarán ni se darán por vencidos. (Hebreos 12:1-3)

Corramos con perseverancia

¡Quítate ya ese estorbo en tu vida! Apártate y pide perdón a Dios de tu vida pecaminosa, arrepiéntete, deja ya lo que te impide correr, deja ya esa vida deprimente y fija tu mirada en Jesús, avanza, sigue adelante pues llevas mucho tiempo tratando de avanzar, pero tú solo te has atado los pies, cree en la obra que Jesús hizo por amor a ti en la cruz y experimenta su libertad.

Corre en la nueva vida que Cristo tiene para ti, habrá caminos fáciles y con gozo pero también habrá caminos difíciles de prueba, la diferencia esta que en Cristo eres libre, vives con propósito y ya nada te puede atar “Así que, si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres. (Juan 8:36).

Solo sigue avanzando a la vida que Cristo te da. Hoy Jesús te está llamando, hoy quiere darte nueva vida, propósito y libertad de todo aquello que te ata, te impide avanzar y tener gozo; pido a Dios te regale fe para creer y aceptar a Cristo en tu corazón y comiences a correr en una vida en Cristo Jesús. (2 Corintios 5:17) ¡Hoy es día de salvación!

Comentar