HEBRÓN

El juzgar a los demás

Juzgar

No juzguéis, para que no seáis juzgados. (Mateo 7:1)

Hoy en día se habla en casi cualquier medio de comunicación y en la cultura del siglo 21 sobre la tolerancia, aún en círculos cristianos se habla del amor de Dios en gran manera citando algunos versículos acerca del no Juzgar al otro, diciéndose de que nadie es perfecto y que todos somos pecadores.

Lo que en un inicio fue dicho bajo una ignorancia bíblica hoy se le ha dado un lugar en muchos lugares, otorgando más énfasis a la palabra del hombre, que en lo que nos enseña la Escritura, y para aclarar un poco la Biblia nunca habla de hablar con la intención de herir a otra persona o por el solo hecho de sentirse superior al otro.

El juzgar a los demás

El hecho es que la Biblia sí trata este tema con bastante seriedad; El Juzgar a otro, pero no bajo un juicio humano sino uno que nos provee la misma Palabra de Dios; siempre que observemos las faltas en los demás debemos auto examinarnos para ver cómo nos conducimos con respecto a ello, en cuanto a la piedad que profesamos tener.

Existen muchos pasajes que nos hablan de esto instándonos a ser transparentes en todo.

¡Hipócrita! saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás bien para sacar la paja del ojo de tu hermano. (Mateo 7:5)

Aquí la intención del pasaje no es la de no juzgar a otro sino a dejar a un lado primero la hipocresía y arrepentirnos cuando somos nosotros quienes hacemos lo mismo que el otro hace.

Siempre hablando la verdad

No juzguéis según las apariencias, sino juzgad con justo juicio (Juan 7:24)

Pablo fue otro ejemplo por el cual podríamos entender aún más este principio, (ver Gálatas 2:11-14).

Pablo reprende a Pedro por no sentarse a la mesa con gentiles, ¿acaso Pablo está condenado por hablar de una manera así contra Pedro? No, no lo está, Porque lo que hacía lo basaba en un principio doctrinal; el cual era que el Evangelio también debía llegar a los gentiles esto es a los países vecinos y el mundo entero y no tenían necesidad de judaizarse una vez que fueron salvos por Cristo.

En términos Eclesiales la palabra es clara en cuanto a juzgar ciertas aptitudes, de una manera ordenada:

Por tanto, si tu hermano peca contra ti, ve y repréndele estando tú y él solos; si te oyere, has ganado a tu hermano. Mas si no te oyere, toma aún contigo a uno o dos, para que en boca de dos o tres testigos conste toda palabra. Si no los oyere a ellos, dilo a la iglesia; y si no oyere a la iglesia, tenle por gentil y publicano. (Mateo 18:15-17)

Un llamado a actuar como un cuerpo unido; buscando justicia y restauración

‘Yo conozco tus obras, tu fatiga y tu perseverancia, y que no puedes soportar a los malos, y has sometido a prueba a los que se dicen ser apóstoles y no lo son, y los has hallado mentirosos. (Apocalipsis 2.2)

El reconocimiento de Dios a la Iglesia de los Efesios al ellos probar aquellos que se dicen ser apóstoles y no lo son.

¿O no sabéis que los santos han de juzgar al mundo? Y si el mundo ha de ser juzgado por vosotros, ¿sois indignos de juzgar cosas muy pequeñas? 1 Corintios 6:2

Un llamado a ser Justos como lo es Dios.

Juzgar la aptitud de alguna persona no es falta de amor como hoy se podría ver, sino es el estar a cuentas con Dios y nuestros hermanos, corrigiendo problemas de una manera sabia, delante de los ojos de Dios, bajo la guía de Su palabra, no por conveniencia personal sino como medio de corrección, edificación y santificación.

 

Benjamín Tejada

Benjamín es escritor en Hebrón. Es autor y fundador en el Ministerio Cristiano "DIOS ES UNO" y miembro de Dios es Santo. De Perú nacido en Chile, de la 3ra Iglesia Bautista de Sn Bd.

Comentar