HEBRÓN

Él nos perfeccionará

“Estando convencido precisamente de esto: que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Cristo Jesús.” —Filipenses 1:6

Pablo habla de la obra regeneradora que ha ido comenzando en todo creyente, una obra que en el verdadero converso no se puede detener porque el mismo Dios por medio de su Espíritu la ha comenzado.

Un ejemplo lo vemos en la vida del Apóstol Pedro, es un ejemplo vivo del poder transformador de Dios por medio de su Espíritu, cuando Pedro comienza su ministerio lo vemos en una barca como un pescador (Mateo 4:18), de alguna manera con un carácter muy duro y tosco, vemos en él falta de fe e ignorancia de los misterios de Dios con respecto a las Escrituras.

Luego lo vemos con temor al venir los soldados para arrestar a Cristo de noche y él llevado por un impulso hiriendo a un soldado (Juan 18:10), lo vemos también negando a Cristo antes que del cantar del gallo frente a varias personas para salvar su vida. Pero también lo vemos con un corazón arrepentido, lo vemos llorar amargamente luego haber negado al dador de la vida (Lucas 22:62).

Y ahora vemos que una obra a ido siendo perfeccionada, ahora vemos con más claridad, lo vemos en el templo junto a Juan predicando (Hechos 2:14-41), podemos darnos cuenta de que ahora lleva el vituperio de Cristo lo vemos en cárceles por pregonar la Palabra.

Pero aún Pablo más adelante lo reprende por no comer a la mesa con aquellos que no eran judíos dándole a entender que a ellos también les es dado a saber el Evangelio (Gálatas 2:11-21). pero en Pedro hay arrepentimiento y volvemos a verlo predicando, lo vemos siendo perseguido, golpeado, injuriado, y en todo esto podemos entender que la soberanía de Dios y el proceso de santificación ha seguido obrando.

¿Donde quedo la rudeza de Pedro y autosuficiencia? sí en 1 Pedro 1:22 vemos a un hombre transformado por el amor de Dios y el sacrificio de Cristo, y ahora él dice a los hnos(as) : “amaos unos a otros entrañablemente, de corazón puro;“. No hay nada más que podemos decir, con esto llegamos a comprender que Dios aquello que comenzó en el creyente lo terminará.

Comentar