HEBRÓN

No desamparará a Su pueblo

Pues Yahweh no desamparará a su pueblo, por su grande nombre; porque Yahweh ha querido haceros pueblo suyo. (1 Samuel 12:22)

El nombre de Dios a menudo se refiere a su reputación, su fama y su renombre. Esta es la forma en la que se usa la palabra “nombre” cuando decimos que alguien se está haciendo un nombre. A veces también decimos: “esa es una marca de renombre” cuando queremos decir que es una marca de buena reputación.

Esto es lo que creo que Samuel quiere decir en “1 Samuel 12:22″, cuando dice que Dios quiso hacer de Israel un pueblo “para Su nombre” y que no desampararía a Israel “por su grande nombre”. Esta forma de pensar acerca del celo de Dios por su nombre se confirma en muchos otros pasajes de las Escrituras.

Por ejemplo, en Jeremías 13:11, Dios describe a Israel como un cinto o cinturón que Dios eligió para resaltar su gloria, pero que se convirtió en temporalmente inútil. “Porque como el cinto se junta a los lomos del hombre, así hice juntar a mí toda la casa de Israel y toda la casa de Judá, dice Yahweh, para que me fuesen por pueblo y por fama, por alabanza y por honra; pero no escucharon”.

Fuiste hecho para Él

¿Por qué fue elegido Israel y por qué fue hecho una prenda de vestir para Dios? Para que fuesen “fama (o sea nombre), alabanza y gloria”. Las palabras alabanza y gloria en este contexto nos dicen que la palabra fama significa nombre, renombre, o reputación. Dios eligió a Israel para que el pueblo le construyese una reputación.

Dios dice en Isaías 43:21 “Este pueblo he creado para mí; mis alabanzas publicará”. Y cuando la iglesia llegó a convertirse en el Nuevo Testamento en el verdadero Israel, Pedro describió el propósito de Dios para nosotros como sigue: “Mas vosotros sois linaje escogido … para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable” (1 Pedro 2:9).

En otras palabras, Israel y la iglesia han sido elegidos por Dios para hacerse un nombre para sí mismo en el mundo

Comentar