HEBRÓN

Nuestra ciudadanía está en los cielos

Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo; Filipenses 3:20

Cuando Pablo habla de que nuestra ciudadanía está en el cielo, está diciendo que así como un ciudadano de una ciudad muestra a través de sus costumbres y vida características de su cultura, así mismo el creyente y toda congregación debe reflejar de manera natural cualidades de su patria celestial (cultura de Reino).

Entendemos que no siempre ocurre así en algunos, pero ese es el llamado de Dios a todo miembro que compone el cuerpo de Cristo, llegando a un mismo sentir y pensar como también lo cita Pablo (ver.Romanos 12:16), entendiendo que somos embajadores de Jesucristo aquí en la tierra; llevando con nosotros también el mensaje del Cielo “El Evangelio” a toda criatura.

Así también el Apóstol Pablo continúa diciendo en el mismo pasaje que tenemos una esperanza en que el mismo Cristo que ascendió al Cielo y se sentó al trono preparando morada para el creyente, volverá a buscar a todo aquel que ha depositado su fe en Él.

“Cristo ha rasgado el velo del templo para poder ser parte de una ciudad eterna, camina en Su cultura”

Comentar